miércoles, octubre 04, 2006

AJEDREZ UNO


Fondo Musical: Sinfonietta, José Pablo Moncayo,
Orquesta Sinfónica Carlos Chávez

AJEDREZ UNO
(alegoría)
.
Posición inicial.

Nunca se gana y tampoco se empata.
No existen las tablas. El juego es a mate.

Ingrata partida,
ganó la salida y con negras, la vida.
Las piezas dispuestas como ella las quiera.

Cajón negro a manos izquierda y derecha.
Tablero infinito, sin centro o fronteras.
Apuesta clavada, la propia existencia.

Manual, reglamento.

Las reglas ocultas, hay muchas y oscuras
y un orden complejo que no comprendemos.
Lo bueno, no mutan y son imparciales.

Las fichas se mueven sin turno o concierto
y todas al tiempo.
Nos toca además jugar de peones.

Que importa? -Yo juego-
...Hagamos reparto...

De reina la Muerte... La puta hijae’puta.
Por rey… un Dios cruel. El Clown inmortal.

Caballo Violencia que todo lo asalta.
Alfil Ignorancia, la madre insidiosa y
mendaz de Ilusión, Mentira y Engaño.

La torre, digamos que es “Realidad”.
La perra brutal que al ser desatada
feroz nos engancha y tenaz nos destroza,
birlando traidora el lugar de Verdad.

Abre la partida Natura al azar,
lanzando el peón desnudo a la “luz”.
No oye protestas, lo obliga a jugar.

...El jaque es continuo...

De apertura, ataca alfil ignorancia.
Rondando constante se encuentra la dama.
Si nace de malas, le cierran el cerco
caballos de guerra con iras brutales.

En el juego medio,
la torre se tarda en tenderle las trampas
que dobla y redobla.

Finales le vence, fingiéndose El Todo.
Obliga el repliegue o tira Hambre y Dolor.

Persista en la lucha, claudique o le ahoguen,
tomando su cuerpo, la reina lo acaba.

...Y entonces que hacer???

Primero: que estudie. Con eso combate,
no mata, al alfil.

Segundo: trabaje.
Aquellos que puedan se enroquen. Construyan castillos de amor,
a ver si se muere de ocio el caballo.

(su avena es Envidia, su fuerza es Codicia
y salta al morir, por pura Impotencia.

Lo paran Paciencia y la magna Prudencia)

Tercero: no crea, no caiga, no siga
gambitos de torres.
Fantasmas fugaces, las trampas de tontos.
PARECEN, NO SON.

Cuarto: a la dama desprecie rotundo y
tendrá Libertad.

Y quinto: comprenda (y no hay paradoja)

...él es Él mismísimo…
El fruto y el árbol.

El mundo mirando su propio interior.
Conciencia del Ser que sabe que es.
Materia que piensa, capaz de mandarse.
Potencia sin amo que alcanza sus fines.
...Señor de sí mismo...
...Deseo y poder...

Ya nunca abandones Corona Olvidada,
cruza el tablero y recuerda tu rol,
...no hay Ser inferior...

Se impuso por fuerza
del juego la ley.

-Peón tomó Rey-


......................................................................................................................................................
Inspirado por Marga.
http://funambulista.blogspot.com/2006/08/bartleby-o-el-no-lamento-ser-tan.html
A Rafael Pombo. Maestro en la forma.


9 Comments:

Blogger Rafa said...
 
Blogger grandchester said...
 
Blogger Marga said...
 
Blogger grandchester said...
 
Blogger Lila Magritte said...
 
Blogger Lila Magritte said...
 
Blogger grandchester said...
 
Blogger Lila Magritte said...
 
Blogger grandchester said...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

todos los peones quieren ser reyes...

... y todos los reyes quieren ser peones.



- Nadie abraza su destino -


Que vida de mierda..!!!


JAque

Gracias, mi querido
amigo y maestro.
.
Aprendo y corrijo.
.

Ufffffff, hoy me niego a mover pieza... las moviste tú, todas y más!!!

Joder, hermana... genuflexión mental ante vos!!!

Este peón se monta en el caballo, patea al alfil y saca la lengua al rey... a continucaciòn manda el talero a freir espárragos y elige jugar al parchis, aunque sea por hoy...

Besosssssssss y besosssssss sin fin

mm... Parchis... mmm,
algo que quieras apostar?

Un poema de Tomás Harris, donde se replantea el diálogo con la Muerte de "El séptimo sello".


EL DESAFÍO
¿Quién eres tú?
Soy la Muerte
¿Vienes por mí?
Hace ya mucho tiempo que navego en tus barcos
y camino a tu lado.
Lo sé. He oído abejas.
Podrían ser moscas.
Lo mismo da.
Estas listo.
Yo sí. Pero mi cuerpo teme.
Es lógico. El cuerpo siempre teme.
No es para menos:
mira los empalados,
mira los crucificados,
mira los desollados,
mira esos neonatos revolviéndose en sus placentas
en esas bolsas de nylon negras,
mira esas putas tajeadas,
mira el Nostromo entre las nubes
desaguando su roja baba de ácido y las vísceras del Otro,
mira toda la carne chamuscada y el humo aventado
aún perfumando la costa...
Eso no me importa. Yo no concedo plazos.
¿Tú juegas ajedrez, no es cierto?
¿Qué te hace suponer tamaña huevada?
Lo he visto en los cuadros y lo he oído en infinidad
de canciones y leyendas.
Eso era antes,
cuando había cuadros y canciones y leyendas.
¿Qué juegas ahora?
Juegos de Guerra
en el video game de mis dominios.

LA PARTIDA INCONCLUSA
(Floridor Pérez)

Isla Quiriquina, octubre 1973.

BLANCAS: Danilo González, Alcalde de Lota
NEGRAS: Floridor Pérez, Profesor rural de Mortandad

1. P4R P3AD
2. P4D P4D
3. CD3A PXP
4. CXP A4A
5. C3C A3C
6. C3A C2D
7. ........

Mientras reflexionaba su séptima jugada
un cabo gritó su nombre desde la guardia.
—¡Voy!— dijo
pasándome el pequeño ajedrez magnético.
Como no regresó en un plazo prudente
anoté, en broma: Abandona.

Solo cuando el diario EL SUR
la semana siguiente publicó en grandes letras
la noticia de su fusilamiento
en el Estadio Regional de Concepción
comprendí toda la magnitud de su abandono.
Se había formado en las minas del carbón,
pero no fue el peón oscuro que parecía
condenado a ser, y habrá muerto
con señoríos de rey en su enroque.

Años después le cuento a un poeta.

Solo dice:
¿y si te hubieran tocado las blancas?

.
Este juego se acelera,
veamos cuanto aguanta el cuerpo.
.
Peor que un chat.
.
Gracias, gracias,
me das felicidad.
.
Por otra parte...
...sigue en tu lugar...

De Jorge Luis Borges:


Ajedrez

I

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

Si!
.
Los sonetos de Borges "El Cierto"
.

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home