martes, septiembre 05, 2006

VACACIONES DEL 93

Fondo musical: Ave María, Niederaltaicher Scholaren, Konrad Ruhland

VACACIONES DEL 93
(a Juan)


PRIMERA PERSONA

Sé que vendrás al rato cuando todos duerman. Vas a venir como viniste ayer. Como el lunes y el domingo. Vas a venir, como desde el sábado has venido.

Sabía que vendrías desde la primera noche. Lo supe en el momento en que mis padres me dijeron que estas vacaciones serían, otra vez, aquí.

Pensé de inmediato en tus visitas, cuando "yo dormía" y tú me acariciabas sin hablar, lo confirmé en cuanto te vi. Tu rostro era de piedra y tus ojos eran pozos, más ominosos y profundos que nuestros silencios en los desayunos de hace un año o de hace tres.

Te saludé contenta con el beso acostumbrado en la mejilla, sabiendo que esa noche mi boca besarías. Carraspeas por lo bajo que crecí y también por lo bajo respondí que -sí, crecí-.

Después de la comida, me lavé los dientes y me puse mi pijama. Bajé y me despedí de todos, no me dirigiste una mirada. Te besé como si nada -hasta mañana- y me fui a dormir.

No sé cómo lo haces, siempre te acercas estando yo soñando. Esta semana ha sido diferente, me despierto antes de que entres... cuando crece el hilo luminoso de la puerta y tu sombra de hombre se proyecta. Te he visto mientras pasas y la cierras, y pienso que te has dado cuenta ...porque a veces la cama se estremece... y porque mis labios tiemblan.

Tú también actúas distinto. Antes tan sólo me besabas abrazada y tus dedos apenas me palpaban. Este año me has apretado el pecho, me has jalado las caderas, jadeas bailado lento con el vientre recostado sobre mí y tengo que luchar para no ahogarme en sal.

Sé que esta noche algo cambiará cuando esté el silencio y surjas de las sombras. Sé que ya nada será igual después de que deslices tu mano en la cobija por debajo. Hoy me acosté desnuda, me suda todo el cuerpo, mi boca está reseca y no puedo respirar.

Cierro lo ojos. Terminó mi espera, tocas y sentencias -así quería tenerte-.
Escucho el ruido de tus ropas,
entras a la cama.
Yo me muero.


9 Comments:

Blogger Rafa said...
 
Blogger Máximo Ballester said...
 
Blogger Marga said...
 
Blogger Elena said...
 
Blogger grandchester said...
 
Blogger grandchester said...
 
Blogger grandchester said...
 
Blogger Lila Magritte said...
 
Blogger grandchester said...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

que cómplice añoranza de puertas y luces tenues...

Dulce y sensual carta intimista. Instante ultimo que anuncia la vital ceremonia de los cuerpos. Me ha gustado. Saludos.

Me trasladaste a la sensación de prohibido, de ansia y deseo de algunos juegos, el de las tinieblas...

Me gustas en prosa, locuela mía.

m... dejé un comentario 'hace un rato largo en tu otro blog' y no está...
No es un reclamo es más bien pregunta...

En relación a este relato...
Quien será ese que entre sombras se acercaba a tu piel... e hizo silencio tus temblores...???
Uffffffff. solo eso!

Rafa.
Habrá crimen cuando la "víctima" es cómplice del criminal?
.
Máximo.
La ceremonia Magna.
.
Elena, no recuerdo aquel comentario, discúlpa.
.
EL que se acerco a la Niña Maja
y a su piel

(NUNCA se acercó a mia,
no debemos cofundir)

y la hizo gritar
sin proferir sonido,
de felicidad...
...Era Nadie,
como debe ser.
.

Elena... los comentarios del otro sitio tienden a desaparecer...
Lamento que se haya perdido el tuyo.
.
Marga, el comentario se hizo tan largo, que se convirtió en otro post.
.

Elena.
Ese alguien
es Nadie,
como debe ser.
De hecho la respuesta es tan larga
que ya se convirtió en otro post.
.

Una escena que tiembla en la roca de la caverna milenaria.

Nada imaginaria.

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home