jueves, junio 07, 2007

LA TERNURA EN TIEMPOS DE AMBICIÓN

.

.
LA TERNURA EN TIEMPOS DE AMBICIÓN
.

Tanto duele el alma
que no siente el cuerpo.

.
Me levanté esta mañana con frío en los huesos.
Me levanté a trabajar con hambre de tiempo.
(Y te pensé mi amor, mi amor eterno).
.
Saludaron los trinos un día de lluvia.
Tomé el agua hiel, fumé en la penumbra.
Domé el dolor, vestí el calzón. Troté en el aire frío.
.
.
A la hora de checar acudí puntual.
Me puse el overol, y trabajé como animal
en el hambre del patrón, el hambre de ambición.
Jalé, empujé y bregué. Torcí y corté,
sin respirar.
.
Odié a mi capataz que me odia más.
y le escupí el café.
.
Bañé los engranajes con sudor,
deseé ser un vicioso o beber alcohol,
pero cumplí, como la gente buena,
mi condena diaria de inferior.
.
.
Se despidieron los trinos.
Un sólo rayo… …mi Sol.
.
(Y aún sueño contigo).
.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home